martes, 8 de mayo de 2012

Empanadillas (panadons) de berenjena asada y calabacin

Las empnadillas son un invento útil. Son como hacer una empanada (porque es masa que envuelve un relleno) pero suelen ser pequeñitas y muchas veces, se fríen en lugar de hornearlas. Sin embargo, para hacerlas un poco más sanas, nosotros hemos optado por usar el horno, y para ello hemos tirado del inacabable repertorio de recetas de El foro del pan y hemos elegido unos panadons o empanadillas típicas de la zona de Lérida, que se hacen con una masa sencilla de harina, cerveza y aceite de oliva.
Panadons o empanadillas de berenjena y calabacin

Como era la primera vez que lo hacíamos, no teníamos referencia del resultado pero así también serán las mejores que hayamos probado nunca ;-) ¿no? Tras mezclar los ingredientes y amasar, me daba la impresión de que era una masa rara: más aceite de lo normal y una textura algo próxima a la masa de unas galletas... Sin embargo, después de un tiempo de reposo vimos que se dejaban estirar bastante bien con rodillo, sin romperse, y que se podían rellenar perfectamente, con lo que al menos la cmoestibilidad estaba casi garantizada ;-)

El relleno típico es de espinacas, pero teníamos en casa una berenjena que había que comerse junto con alguna otra cosa, así que optamos por improvisar algo: berenjena asada al horno la noche anterior salteada con calabacín y un resto de pechuga de pollo asada. La clave de todo es siempre adaptar las recetas a lo que uno tenga por casa, ¡no es necesario ceñirse a los originales!
Panadons o empanadillas de berenjena y calabacin

¡Vamos con los detalles!

  • Ingredientes (para unos 8 panadons)
    • 300 g de harina blanca de trigo
    • 95 ml de cerveza negra (tenía una Guinness en casa sobrante de un bizcocho)
    • 95 ml de aceite de oliva (yo creo que puse bastante menos, como 50 o 60)
    • Media cucharadita larga de sal.
    • Un pellizco de levadura fresca.
  • Preparación
Empezamos con la masa. Mezclamos los ingredientes en un cuenco y mezclamos bien. Pasamos  ala mesa y amasamos a mano un rato hasta que la masa sea uniforme y suave. Tapamos con un plástico (o una bolsa) el cuenco y dejamos reposar un rato (nosotros lo dejamos una hora u hora y media, pero no crece especialmente)

El relleno ya lo teníamos hecho de antes, pero se puede hacer en este rato (más o menos). La berenjena asada que habíamos preparado la noche anterior se vacía y se reserva. Se saltean la cebolla picada y el ajo, y se añade el pollo y el calabacín picado. una vez un poco hecho todo, añadimos la berenjena medio picada o machacada y volteamos todo bien. Especiamos al gusto: sal, pimienta, ras-el-hannout, un poco de canela... Se puede añadir un poco de tomate picadito para darle jugosidad, o un chorrete de vino o cerveza y reducir... ¡Ya está!

Tenemos que estirar la masa bien con un rodillo, que quede fina. No es un problema que se pegue porque no lo hace al ser aceitosa. Queda bastante fina y se corta muy bien con algo redondo (nosotros usamos una tapa de cazo, pero un cuchillo vale igual).

Vamos colocando unas cucharadas de relleno en cada porción de masa y lo cerramos doblando sobre sí misma. Hacemos un dobladillo en el borde y presionamos bien para sellarlo. Vamos colocando las empanadillas preparadas en una bandeja con papel de horno.

Precalentamos el horno a 180 o 200 grados y pintamos las empanadillas con un poco de aceite de oliva. Por encima espolvoreamos un poco de azúcar moreno, que le da un toque muy rico y contrastado con el relleno. Metemos al horno y mantenemos hasta que estén un poco doradas (unos 20 o 25 minutos).

Se pueden comer calientes y están buenas, pero frías y al día siguiente están deliciosas ;-)

Panadons o empanadillas de berenjena y calabacin

Panadons o empanadillas de berenjena y calabacin

1 comentario:

  1. Se pueden freir?, o solo pueden ir al horno, gracias!

    ResponderEliminar

Internet se basa en la gente, sus experiencias y comentarios, así que no dudes en dejarnos cualquier duda, sugerencia o impresión que quieras. ¡Gracias!