martes, 8 de mayo de 2012

Bizcocho de centeno y plátanos con arándanos y nueces

El centeno es un cereal muy extendido en panadería, especialmente en los países del centro, este y norte de Europa, donde los panaderos saben hacer u uso de este cereal que aquí nos parece casi magia. Sin embargo, en repostería, el centeno es un cereal mucho menos utilizado. No creo que haya un motivo claro aparte de la omnipresencia y polivalencia del trigo, pero creo que de vez en cuando viene bien utilizarlo, porque está muy rico y aporta matices y nutrientes diferentes que es bueno introducir en nuestras (en ocasiones) pobres dietas.
Bizcocho ecológico de centeno integral con plátanos, arándanos y nueces

En este caso el bizcocho es muy similar al típico que se hace a partir de un yogur que se utiliza como medida de cantidades para todos los ingredientes, pero hemos introducido algunos cambios para darle alegría al cocinero ;-) Esta receta básica en su versión de trigo, se encuentra en muchos libros de cocina, pero la variación del centeno la sugirió Noalpandebenzinera en El foro del pan.

 Los plátanos del título estaban en casa y pedían a gritos ser utilizados. Tienen incluso un poco de historia por detrás... Resulta que nosotros estamos en un grupo de consumo (V de Verdura, en Carabanchel) y compramos nuestras verduras, frutas, huevos, algunos panes, harinas, legumbres y otras cosas a través de ese sistema. Así conseguimos buenos precios en productos ecológicos traídos directamente del campo por los propios productores que se pueden permitir una vida menos sufrida gracias a ello. Es verdad que se paga un poco más que en una tienda convencional, pero también tienes la seguridad de que no estás consumiendo esos deliciosos pesticidas y fertilizantes químicos que tan bien nos sientan. En fin, qué me desvío... jejeje.

El caso es que esos dos pobres plátanos se habían quedado en el local donde hacemos el reparto de las cajas de verduras y a falta de dueño, y antes de su próximo fin, decidí llevármelos a casa y darle un final digno ;-)


Del resto de ingredientes ya no puedo aportar historias especiales, simplemente me pareció que eran una combinación que con el plátano y el centeno podía quedar rica y allá fueron. Y oye, la verdad es que ha quedado bastante bueno, un bizcocho sencillo pero muy sabroso y más esponjoso de lo que había imaginado.

  • Ingredientes (en orden de aparición ;-)
    • 4 huevos
    • 2 yogures de azúcar (1 moreno y otro blanco)
    • 3/4 de yogur de aceite de oliva
    • 1 yogur de... yogur ;-)
    • 2 yogures de harina de centeno integral (usé tipo 130, muy molida)
    • 1 yogur de harina de trigo blanco (Rincón del Segura)
    • 1 sobre de levadura (entre 10 y 15 gramos)
    • Plátano (o plátanos) maduros rallados.
    • Arándanos
    • Nueces enharinadas
    • Alcaravea si se quiere. Yo me olvidé :-(
  • Preparación

La técnica es la clásica del bizcocho: batimos los huevos con el azúcar hasta que forme buena espuma y añadimos el aceite, batiendo otro poco. Echamos el yogur y batimos bien hasta que quede perfectamente integrado.

Por otro lado mezclamos las harinas con la levadura. Si los arándanos son deshidratados, los remojamos un poco en agua caliente y los escurrimos. Troceamos y enharinamos las nueces en un cuenco y reservamos ambas cosas.

Vamos añadiendo la mezcla líquida sobre las harinas y removiendo para integrarlo todo bien. Una vez hecho, añadimos los plátanos rallados y los tropezones (arándanos y nueces) y removemos brevemente para que se integren un poco.

Engrasamos y enharinamos un molde. Precalentamos el horno a 180 ºC. Vertemos la masa en el molde y lo metemos al horno. Podemos poner calor solamente por debajo al principio (y subir un poquito la temperatura para compensar) y así el bizcocho subirá más. Pasados 5 o 10 minutos vovlemos a poner el horno por arriba y abajo y seguimos horneando hasta que un palillo salga limpio. Es importante no abrir el horno en el primer tramo de tiempo (unos 20 o 30 minutos). Nuestro horno es rápido, así que en 35 minutos estaba listo. Apagamos el horno y lo dejamos otros 5 minutos.
Bizcocho ecológico de centeno integral con plátanos, arándanos y nueces

Sacamos le bizcocho del horno y dejamos enfriar un poco antes de desmoldarlo y dejarlo enfriar bien sobre una rejilla. Queda muy jugoso y esponjoso, al apretarlo hace el característico sonido de un buen bizcocho.

Bizcocho ecológico de centeno integral con plátanos, arándanos y nueces

Bizcocho ecológico de centeno integral con plátanos, arándanos y nueces


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Internet se basa en la gente, sus experiencias y comentarios, así que no dudes en dejarnos cualquier duda, sugerencia o impresión que quieras. ¡Gracias!